Sayyed Nasralá: El general Aún es nuestro candidato

[Equipo del Sitio Web de Al Manar] Hezbolá apoyará al jefe de la Corriente Patriótica Libre (CPL), general Michel Aún, en tanto que sea candidato a las presidenciales del Líbano, reiteró el número uno del movimiento libanés, Sayyed Hassan Nasralá.

En un discurso televisado y difundido este viérnes por nuestro canal, Al Manar, él puso fin así a todas las especulaciones que habían infestado la vida política en el Líbano en estas últimas semanas a través de las declaraciones políticas y artículos de prensa que emanaban de responsables políticos y periodistas del campo del 14 de Marzo.

Las cartas se han mezclado dramáticamente tras la decisión de la Corriente del Futuro de renunciar a la candidatura de su aliado, el jefe de las Fuerzas Libanesas (FL), Samir Geagea, y de respaldar la del jefe del partido Marada y antiguo ministro, Suleiman Franyiyeh, uno de los pilares de la coalición del 8 de Marzo. Esto ha ido seguido a continuación por el apoyo, no menos sorprendente, de Geagea al general Aún.

He aquí las principales ideas del discurso de Sayyed Nasralá:

Mi discurso de hoy irá dirigido a un solo tema, el de la elección presidencial en el Líbano, pero me gustaría antes abordar algunos puntos:

Me gustaría expresar la condena de Hezbolá al horrible atentado perpetrado hoy en Arabia Saudí contra la Mezquita del Imam Rida (P) en la ciudad de Al Kisa por terroristas takfiris, que ha costado la vida a algunos mártires y causado heridos. Este atentado reafirma la necesidad de luchar contra el terrorismo takfiri y, sobre todo, eliminar sus orígenes ideológicos y las escuelas religiosas que alimentan su doctrina.

El segundo punto: Hoy en la Franja de Gaza ha habido funerales por siete combatientes de Hamas que murieron cuando efectuaban el deber que les dicta su yihad al excavar túneles. Presento mis conolencias y mis gratificaciones a la dirección y la base popular de Hamas así como a su familia. Y hago lo mismo con todos los mártires que caen cada día en Palestina en la lucha de los palestinos para defender los lugares santos del Islam.

Dirijo también mis calurosos saludos a todos los soldados del Ejército libanés y combatientes de la Resistencia desplegados en las fronteras de nuestra patria, en las montañas y sus cumbres, soportando este tiempo glacial y las peores condiciones meteorológicas. Yo les saludo y alabo su paciencia, su abnegación y su resistencia.

Me gustaria saludar también los acuerdos que han sido adoptados recientemente y que han permitido el lanzamiento de una acción gubernamental suspendida durante algunos meses. Esperamos que esta acción sea eficaz y que respete todos los compromisos concluidos y tome en consideración las reivindicaciones de los diferentes protagonistas políticos en el escenario libanés. Quiero expresar asimismo mi agradecimiento al jefe del parlamento, Nabih Berri, por los esfuerzos intensos que él ha desplegado para lograr estos resultados y relanzar la acción del gabinete.

Cuando he querido escribir algunas palabras sobre el dossier presidencial en el Líbano me fijé en un hadith profético que me gustaría leeros: “La mejor llave de las cosas es la sinceridad y su mejor logro es la fidelidad”.

Quiero decir que la sinceridad en la palabra, las promesas y las posiciones será gratificada con la fidelidad, que es la consecuencia directa de la anterior.

Las falsas acusaciones contra Irán y la democracia iraní

Me gustaría responder a ciertas acusaciones lanzadas en estos últimos meses, en los cuales hemos evitado abordar el tema presidencial porque consideramos que no había nada serio.

En primer lugar, hubo ciertas acusaciones con respecto a Irán, que le atribuían, sin ningún fundamento, un pretendido deseo de bloquear las elecciones en el Líbano. Me dirijo a todos los libaneses diciendo que Irán, esta potencia regional reconocida mundialmente, no tuvo nunca necesidad de utilizar el dossier presidencial libanés ní durante las negociaciones nucleares ni tras la conclusión del acuerdo.

Podéis preguntar a los responsables de las potencias del grupo 5+1, con algunas de las cuales mantenéis buenas relaciones, si esto tuvo lugar en alguna ocasión.

Durante las negociaciones, Irán rechazó más de una vez colocar al Líbano y sus elecciones en la mesa de negociaciones y someterlos a algún tipo de cambio. Los iraníes rechazaron discutir algo distinto al acuerdo nuclear.

Este acuerdo fue concluido a pesar de los obstáculos colocados por los israelíes y también de los intentos árabes por impedir su aplicación.

Tales acusaciones ha sido lanzadas, pues, sin ningun fundamento.

Por el contrario, lo que sí es verdad es que fueron los otros protagonistas (algunos países occidentales) los que lo hicieron. Ellos querían que Irán interviniera en el Líbano y la respuesta iraní fue siempre la misma y muy clara: eso está totalmente descartado porque se trata de un asunto interno libanés. Irán nunca ha intervenido en los asuntos internos libaneses y nunca lo hará.

Os invitó a actuar y no esperar acontecimientos regionales. Eso no es de vuestro interés. Podéis estar seguros de ello.

Con respecto a la democracia iraní, quiero recordar que en 37 años ha habito 43 citas électorales en Irán y en las próximas semanas habrá una 44ª para las elecciones legislativas y el comité de expertos.

Irán ni siquiera interrumpió o retrasó sus elecciones en el tiempo de la guerra contra Iraq. Sin embargo, algunos de vuestros amigos no saben ni siquiera lo que son unos comicios.

Política de Hezbolá

Muchas cosas injustas han sido también dichas acerca de Hezbolá en lo relativo a la elección presidencial, como que nuestro partido quiere algo a cambio de permitir una solución política a este tema o que desea incrementar su parte en el Estado libanés etc. Esto no son más que palabras vacías.

En todas nuestras propuestas políticas internas, siempre hemos obrado respetando la regla de “sin vencedores ni vencidos”. Hemos actuado siempre de esta forma. Pero, a pesar de ello, algunos no quieren entender y muestran su animosidad hacia Hezbolá e incluso incitan al odio contra nosotros.

La relación con nuestros aliados

Con respecto a nuestros aliados y nuestras relaciones con ellos, éstas se basan en la confianza, la sinceridad y el respeto mutuo, tanto en este dossier como en todos los otros.

El campo del 8 de Marzo no es un partido totalitario y aquellos que se mueven en su órbita no están integrados en un solo grupo hemogéneo ni tampoco hay un jefe único. Es el diálogo sobre todos los puntos el que preside las relaciones entre sus diferentes componentes. Cuando estamos en desacuerdo, obramos para ordenar nuestras diferencias.

No queremos colocar a nuestros aliados en una situación embarazosa, creándoles una carga que les resultaría pesada, como cuando intervinimos en Siria. No les consultamos para no ponerles en una situación complicada.

En la injusta guerra saudí contra Yemen adoptamos una posición clara, pero no pedimos tampoco ,a nuestros aliados que hicieran lo mismo para no colocarlos en una situación difícil.

Con nuestros aliados, nos hemos esforzado siempre en preservar nuestra unidad.

Existe un punto central y firme en este tema: nuestras alianzas, basadas a veces en consideraciones políticas, estratégicas o tácticas están fundadas sobre la base de la confianza y la amistad. Nuestra relación se convierte en algo sentimental y se basa en un gran respeto, más allá de la dimensión política.

En el caso de otros, es la desconfianza y la sospecha lo que prevalece en sus relaciones. Cada uno mantiene la guardia por temor a ser apuñadado por la espalda.

Nosotros estamos vinculados moralmente a los compromisos que adquirimos, no sólo por razones personales o políticas, sino porque esto constituye la base que permite la edificación de unas relaciones sanas para la sociedad y el Estado. Si la sociedad está dislocada y las relaciones entre sus componentes están basadas en la mala fe y las dudas no es posible edificar un Estado.

En este último tiempo, nuestros adversarios políticos -a los que no consideramos como nuestros enemigos- obran para sembrar la discordia entre nosotros y nuestros aliados.

Ellos lo han hecho antes en base a criterios confesionales con los sunníes que nos apoyan.

Con respecto a nuestra relación con el movimiento Amal, ellos han dicho cosas vergonzosas que yo no puedo repetir, pero que se basaban en la lógica de que el movimiento Amal está sometido a nuestro dictado. Sin embargo, todos los hechos tangibles demuestran lo contrario.

La relación entre nosotros dos está basada en el respeto y la confianza y nuestros contactos son cotidianos y permiten abordar todos los dossiers. Incluso aunque a veces estemos en desacuerdo, nuestros vínculos no se ven afectados por ello. Nuestra relación se ha convertido así en un ejemplo en el Líbano y la región.

En lo que respecta a la Corriente Patriótica Libre (CPL), ellos también han llevado a cabo intentos para separarnos. Sin embargo, estos intentos han fracasado en dañar nuestra relación con dicho partido, que está basada en cuestiones nacionales primordiales.

Permitidme dirigirme a la base popular de la CPL, a sus partidarios, para decirles que estos esfuerzos se concentran sobre todo en ellos, mucho más que nuestras bases. Ellos quieren haceros dudar de nosotros y de nuestro liderazgo. Esto comenzó en 2006 y nunca se ha detenido.

Con ocasión de la elección presidencial, estos esfuerzos se han intensificado y ellos intentan explotar los detalles más ínfimos para intentar dañar esta relación entre Hezbolá y la CPL.

El general Aún ha sido nuestro candidato desde el principio

En el inicio de este proceso de elección presidencial, Hezbolá estudió las diferentes opciones que se presentaban ante él y llegó a la conclusión de que el general Michel Aún disfruta de todas las cualidades requeridas, incluyendo la popularidad en el seno de los cristianos, para presentarse como candidato a esta elección, sin contar ya con nuestro sentimiento de gratitud por su posiciones (adoptadas durante la guerra de 2006). Así pues, decidimos apoyar su candidatura.

Nuestros aliados estuvieron bien al corriente de esta decisión y el general Aún no nos pidió que lo apoyáramos. Él era, sin embargo, para nosotros el candidato natural.

Se ha dicho que Arabia Saudí interpuso su veto sobre Aún y las cosas han estado detenidas desde entonces.

Franyiyeh: un aliado y un amigo desde hace largo tiempo

En un nuevo episodio de este proceso, se produjeron contactos entre el líder del Futuro (Saad Hariri) con Franyiyeh y se anunció el apoyo del primero a la candidatura presidencial de este último. El ministro Franyiyeh es un antiguo aliado y un antiguo amigo que disfruta de nuestra plena confianza y nadie puede dudarlo.

Él me informó de sus contactos. Nosotros le respondimos que existían intentos de sembrar la discordia entre él y el general Aún o entre Hezbolá y el general Aún, intentando implicarnos en una maniobra contra este último. Nosotros le pusimos en guardia contra dichos intentos, que se estaban produciendo durante sus reuniones con la Corriente del Futuro.

Estas hechos llevaron a un encuentro entre Hariri y Franyiyeh en París. Fue entonces que Franyiyeh nos planteó la pregunta sobre la posición que adoptaríamos hacia su candidatura. Nosotros creemos que la forma en que ella fue presentada fue un error y sembró la confusión en las filas del 8 de Marzo y el 14 de Marzo. Nosotros tenemos, sin embargo, una plena confianza en Franyiyeh.

Este tema sirvió para confirmar la postura real de Hezbola: la mantener el apoyo al general Aún.

El último episodio de este proceso es el apoyo de las Fuerzas Libanesas al General Aún. Nosotros tenemos una plena confianza en nuestro aliado cuando ha querido concertarse con las FL y cuando nos ha sido preguntado si tales conversaciones podrían llevar a un apoyo de estas últimas al General Aún, nuestra postura fue que si nuestro adversario político, Samir Geagea, quería respaldar la candidatura de Aún, esto no nos podía ofender, como afirman todos los análisis del 14 de Marzo, sino al contrario.

Estamos perfectamente al corriente de todo y muy tranquilos. Estamos también felices de esta candidatura y vemos que, al menos, todas las acusaciones lanzadas por las FL contra Hezbolá se vuelto ahora contra ellos.

Lo que ocurre, en realidad, es que un equipo político del campo adversario ha decidido apoyar a nuestro candidato. Hay que decir las cosas como son. No hay ya un candidato presidencial del 14 de Marzo, lo cual supone una ganancia política para el 8 de Marzo.

El presidente será del 8 de Marzo. Las diferencias versan sobre la persona. Eso quiere decir que hemos ganado.

Con todas estas evoluciones, se ha creado un ambiente malsano en nuestro país, y todo por los intentos de atizar las divergencias entre nosotros y la CPL.

Nosotros tenemos un compromiso moral y político con nuestro apoyo a la candidatura del general Aún. Esto es algo claro. Incluso aunque el candidato concurrente sea un amigo, no podemos traicionar nuestra promesa.

Si nosotros hubiéramos estado comprometidos desde el principio con Franyiyeh, entonces habríamos hecho lo mismo; estaríamos firmemente adheridos a su candidatura.

Nosotros buscamos un acuerdo general para elegir a un presidente que pueda disfrutar del más amplio apoyo para dirigir el país.

La solución debe ser interna y no puede depender nunca de factores externos.

Fuente: Al Manar

Anuncios

One thought on “Sayyed Nasralá: El general Aún es nuestro candidato

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s